TESTIMONIO RECIBIDO, VÍA INTERNET, EL 08 – 6 - 2005

Me llamo Miguel, y quiero dar testimonio de un hecho que me ha ocurrido
en Prado Nuevo el sábado día 4 de Junio del 2005, día del
Inmaculado Corazón de María.

Hace poco tiempo que acudo al rezo del Santo Rosario en Prado Nuevo. El
pasado sábado día del Corazón de María, asistí, como primer sábado de mes, a
rezar el Rosario. Me impresionó la cantidad de fieles que se reunen a rezar.

Bebí del agua de la fuente, y, milagrósamente, mis dolores de espalda y
cervicales, que padecía, han desaparecido. La Virgen me ha aliviado.

¡¡Viva la Virgen de los Dolores!!

Seguiré acudiendo, siempre que pueda, al rezo del Rosario.

Un saludo.

MIGUEL.