TESTIMONIO DE MARIA ELENA MANZANO

Recibido por e-mail el 12 - 06 - 2004.

QUERIDOS AMIGOS:

SOY UNA PERSONA NUEVA.  

Llevo acudiendo a Prado Nuevo desde hace unos 9 o 10 años, más o menos y desde el primer día que pisé el santo suelo, experimenté en mi una alegría indescriptible. 
 
No me conozco, la paz y el gozo interior me rebozan y agradezco a mi Madre Santísima esta gracia, por medio de la cual puedo sonreír a mi familia, a mis conocidos , puedo servirles y demostrarles mi cariño y mi amistad.
 
He profundizado en la oración y me siento en el mismo Paraíso cuando visito a Jesús en el Sagrario, cuando le recibo en el Banquete Eucarístico y cuando medito en las Sagradas Escrituras.
 
Todo tiene sentido con Jesús y con María.  Las tinieblas se disipan y brilla la luz y la esperanza en mi vida y  en mi corazón..
 
Publicar este testimonio, por favor.  Muchas gracias.  María Elena.