TESTIMONIO RECIBIDO, VÍA INTERNET, EL 10 – 12 - 2005

El día 6 de Octubre de 2005, se recibe en la dirección de esta página un correo, en los siguientes términos:

 "Muy apreciado en Nuestro Señor: Me dirijo a Ud. para pedirle oraciones  muy urgentes por el padre de una Hermana nuestra de Comunidad. Estamos muy afectadas, sobre todo la hija de este señor, el cual  se encuentra en una situación muy grave (coma), tras haber sufrido un accidente, sin saber las causas del mismo, ni el por qué... Su pobre hija está sufriendo muchísimo pensando en la salvación eterna de su querido padre... ¡Si Ud. pudiera hacer llegar a Amparo esta urgente intención, cuánto se lo agradeceríamos! ¡que ante todo se salve esta alma!... sea como sea. Confiamos en la Misericordia de Dios y en la intercesión de su Madre. y en las oraciones de Ud. y otras personas buenas. Mañana, día de la Virgen háganle fuerza... Tome Ud. interés en este asunto como si fuera su padre... ¡se lo agradeceríamos con toda el alma...! Esta pobre Hermana está sufriendo muchísimo pensando en la situación espiritual de su pobre padre.

Confiamos mucho en las oraciones de tantas almas buenas que honran a nuestra Santísma Madre en ese lugar de las apariciones, y si pudiera encomendárselo a Amparo y que ella lo considerase ante la Virgen con el interés como si fuera un miembro de su familia... ¡que se salve esta alma...!, pues físicamente ya no se puede esperar nada...

Muy agradecidas a su interés y bondad le quedamos muy unidas en ELLOS y pedimos a la Virgen le bendiga grandemente. Le saluda en nombre de la Hª Superiora y Comunidad."

El día 10 de Diciembre de 2005 la misma hermana religiosa, nos vuelve a mandar este otro correo:

 "Muy apreciado en N. Señor:

       Soy la religiosa que le escribió a primeros del mes de Octubre, y le solicitaba, por vía E-mail, urgentes oraciones por el padre de una Hermana nuestra que, mientras paseaba, sufrió un terrible accidente por atropello de un camión, que le amputó una pierna y al que los médicos daban sólo un 2% de vida. Tras estar varias semanas en la UVI. gracias a Dios y a la intercesión de la Virgen, por tantas oraciones (estamos seguras), este señor ha superado las muchas complicaciones surgidas por el accidente, y ya se encuentra en una residencia de mayores recuperándose satisfactoriamente dentro de su edad de más de 80 años. Sigan encomendándole y muchísimas gracias por sus oraciones."

Hª Mª JESÚS.